Atún

Bajo el nombre de “atunes” se incluyen diversos tipos de peces; algunos pertenecen al género Thunnus y son considerados los verdaderos atunes, como el “atún aleta azul” (Thunnus thynnus), el “atún aleta amarilla” (Thunnus albacares) y la “albácora” (Thunnus alalunga), y hay otros cuyas características se consideran similares, como el “barrilete” (Katsuwonus pelamis) y el “bonito del Atlántico” (Sarda sarda). Existen  otras especies que, por su semejanza morfológica con los atunes, se incluyen para fines estadísticos dentro de esta pesquería, constituyendo un solo grupo, p. ej. “macarelas” (Scomber), “sierras” (Scomberomorus) y “petos” (Acanthocybium); todos pertenecen a la familia de los escómbridos (Scombridae).

Los atunes son peces con características morfológicas que les permiten ser buenos nadadores; tienen cuerpo fusiforme, cabeza pronunciada en forma de pirámide triangular y boca relativamente pequeña con respecto al desarrollo del cráneo. Las escamas que cubren su dura y muy resistente piel son pequeñas, poco evidentes y lisas; la piel está lubricada con un “mucus” que reduce la fricción con el agua. La forma del cuerpo les permite nadar grandes distancias y alcanzar altas velocidades de hasta 70 kilómetros por hora.

Presentan dos aletas dorsales muy próximas, rígidas y robustas y una caudal fuerte con forma de arco terminado en dos zonas puntiagudas que le dan aspecto de media luna. Su coloración es típica de los peces pelágicos con el dorso azul oscuro y el vientre blanco plateado con reflejos irisados. Las aletas van del pardo al amarillo.

Junto con los esturiones, los atunes se encuentran entre los peces de mayor tamaño que compiten con otros animales como los tiburones y delfines; uno de los más grandes es el “atún aleta azul” que vive en el Atlántico y que llega a medir 3 metros de longitud y a pesar 680 kilogramos. En los mares cálidos, donde es muy abundante, los individuos son más pequeños, con pesos de 15 a 100 kilogramos y dimensiones desde 40 centímetros hasta un metro, como es el caso de los “bonitos” y los “barriletes”. El “atún aleta amarilla” y el “patudo” alcanzan una talla máxima de 190 centímetros.

Los atunes son organismos oceánicos, se localizan, en aguas templadas, el “atún aleta azul” y la “albácora” y, en aguas cálidas, el “atún aleta amarilla” y el “barrilete”, cuyas temperaturas van de los 17 a los 33°C presentan la particularidad excepcional entre los peces, de tener una temperatura corporal de 10°C superior a la media, explicándose esta característica fisiológica porque su envoltura muscular es muy grasosa.

Los atunes constituyen uno de los grupos de peces que ha logrado su adaptación total al medio donde vive, el llamado “epipelágico” caracterizado por los cambios frecuentes que presentan las condiciones fisicoquímicas, lo que lo hace uno de los medios más difíciles de habitar en el océano. Esta adaptación les permite distribuirse como especie cosmopolita en todos los mares.

Pescados

Deja un comentario