Sobre el atún

  • El atún recibe el nombre de cordila al nacer.
  • El atún es un pez muy rápido alcanzando velocidades de 70 km por hora y, excepcionalmente, es capaz de superar los 110 km por hora en distancias cortas.
  • En sus migraciones el atún nada de 14 a 50 km diarios.
  • Algunas especies de atunes pueden bucear hasta los 400 metros de profundidad.
  • La carne del atún se caracteriza por ser rosada o roja con una mayor cantidad de hemoglobina (hasta 380 mg en 100 g de músculo) y mioglobina (hasta más de 530 mg en 100 g de músculo) que en otras especies de pescado.
  • El atún de aleta azul pueden elevar la temperatura corporal por encima de la temperatura del agua con su actividad muscular. Ello no significa que sea de sangre caliente, pero le permite vivir en aguas más frías y sobrevivir en unos entornos más amplios que otras especies de atún.
  • El atún alcanza la madurez sexual a los cuatro o cinco años.
  • Se estima que la vida media del atún es de quince años.
  • La Unión Europea, Estados Unidos y Japón son los mayores consumidores de atún en conserva.
  • El mercado del atún se ha visto ampliamente impulsado por el desarrollo de las economías de los países de Asia oriental, especialmente Japón, y por el impacto global de ciertos platos como en el caso del sushi.
  • Atún en todas sus formas representa más de un tercio del total del segmento del pescado y mariscos en los EE.UU.
  • En 2007, los estadounidenses comieron 2,7 libras de atún enlatado por habitante.
  • Los hogares con niños menores de 18 años tienen el doble de probabilidades de servir sándwiches de atún que los hogares sin hijos.
Curiosidades, Pescados

Beneficios y normas del vino


Beneficios del vino

1- Un vaso de vino tinto al día ayuda al sistema cardiocirculatorio. El vino proporciona polifenoles y contiene vitaminas que combaten el envejecimiento y ayudan a tener una piel más bella.
2-  Disminuyen el nivel de insulina en la sangre, aumentan los niveles de estrógeno y mejora la circulación de la sangre en el cerebro.
3- El vino ayuda a la digestión debido a que ayuda a la secreción salivar. Facilita la digestión de proteínas por eso se recomienda cuando se comen carnes, pescados y quesos.
4- Los polifenoles en el vino ayudan a prevenir y combatir algunas condiciones como: Controlar las infecciones del aparato urinario, controlar el colesterol aliviar calambres musculares, contrarrestan las varices, disminuyen el riesgo de hemorroides, mejoran la artritis, combaten las alergias y reduce la tensión arterial.
Normas para tomar vino

1- El vino es una bebida para adultos sanos, que no deben ingerir las mujeres en estado de embarazo, ni los lactantes.
2- Nunca se debe ingerir en ayunas, pues este esta hecho para acompañar alimentos.
3- No hay que beberlo de prisa.
4- El vino es sano solo cuando es bebido con moderación, en exceso es malo.

Conoce alguno de los vinos que manejamos http://degustariz.com/

Sin categoría

Rollitos de salmón

Estos rollitos de salmón son deliciosos tanto fríos como calientes y además son muy saludables.

Ingredientes para cuatro personas:

500 g de salmón fresco en filetes
3 hojas de puerro
Pimienta negra al gusto
Sal al gusto
Aceite de oliva virgen
Zumo de 1 limón
Unas hojas frescas de eneldo
50 g de huevas de salmón

Modo de hacer la receta de rollitos de salmón

Cortar los filetes de salmón a tiras transversales. Limpiar y blanquear las hojas de puerro en agua hirviendo durante unos minutos. Enjuagar con agua fría, dividir las hojas en tiras más finas y dejar escurrir.

Precalentar el horno a 170 oC. Sazonar los filetes de salmón con sal y pimienta. Enrollar una a una las tiras de salmón y atar con una hoja de puerro. Colocar los rollitos en una bandeja de horno, previamente engrasada.

Rociar los rollitos con zumo de limón y aceite y hornear unos 20 minutos.

Lavar el eneldo, secar y cortar a trozos pequeños. Cubrir cada rollito con un poco de caviar y decorar con el eneldo.

Nota: Pueden acompañarse de unas patatas hervidas, una ensalada o alguna salsa al gusto.

Recetas

Ensalada de aguacate y salmón

Una ensalada muy refrescante y con mucho omega 3…

Ingredientes: para cuatro personas
3 aguacates grandes
250 g de salmón marinado ahumado
100 g de queso mozzarela o el de preferencia, rallado
1 manojito de cebollino

1 limón (su zumo)

1 taza (de las de cafe) de salsa rosa *  Estos son los ingredientes para hacer la salsa rosa.

1 huevo
250 ml de aceite de oliva
6 cucharadas de ketchup
1 limón (su jugo)
Sal al gusto
1 cucharadita de tabasco (salsa de chile picante) opcional
1 cucharadita de brandy (opcional)

Como hacer la receta de ensalada de aguacate y salmón

Pelar los aguacates y cortarlos en cuatro trozos a lo largo, ponerlos en el plato de servir y rociar con el zumo de limón.

Repartir el salmón encima de los trozos de aguacate. Repartir el queso rallado por encima del salmón y adornar con el cebollino.

Servir con la salsa rosa en una salsera aparte para que cada comensal se sirva a gusto.

Nota: Se puede cambiar el salmón por atún, anchoa o completamente vegetariano con queso.

Recetas

Bacalao

Los primeros en secar el bacalao fueron  los vikingos habían viajado de Noruega a Islandia, Groenlandia y Canadá y no es coincidencia que éste sea exactamente el ámbito que abarca el bacalao del Atlántico. En el siglo X, Thorwald y su conflictivo hijo, Eric el Rojo, desterrados de Noruega por un asesinato, viajaron a Islandia, donde cometieron varios homicidios más y ello les valió un nuevo destierro. Alrededor del año 985, padre e hijo zarparon de la costa de lava negra de Islandia con una reducida tripulación en una pequeña embarcación abierta, a fuerza de velas y remos, el grupo consiguió arribar a tina tierra de glaciares y rocas, donde las aguas estaban plagadas de icebergs traicioneros. En primavera y verano, grandes pedazos de hielo se desprenden de los glaciares, caen al mar con un ruido atronador que resuena en los fiordos y levantan olas enormes. Erik, que esperaba colonizar la nueva tierra, intentó mejorar su atractivo bautizándola como Groenlandia, la Tierra Verde.

Erik colonizó aquella tierra inhóspita y luego intentó seguir adelante para hacer nuevos descubrimientos, pero se lesionó un pie y tuvo que quedarse atrás. Su hijo, Leifur, más tarde conocido como Leif Eriksson, navegó hasta un lugar más al este que denominó Tierra de Piedras y que, probablemente, correspondía a las costas rocosas y desiertas de Labrador. Desde allí, los hombres de Leif viajaron hacia el sur, hacia Tierra de Bosques y, luego, a Tierra de Vides, o Vineland. La ubicación de todos estos lugares no se ha determinado con certeza. Tierra de Bosques podría ser Terranova, Nueva Escocia o Maine, tres regiones cubiertas de bosques. Pero en Vineland encontraron unas uvas silvestres que nadie más ha descubierto en ninguno de estos lugares.

En Terranova se han descubierto los restos de un campamento vikingo. Tal vez fue en este territorio, de clima más soportable, donde los vikingos fueron recibidos por los indígenas con tal violencia y hostilidad que consideraron imposible la colonización, algo que resulta sorprendente para quienes habían sido desterrados en varias ocasiones por su costumbre de matar a otros.

¿Cómo sobrevivieron los vikingos en la yerma Groenlandia y en la rocosa Tierra de Piedras?, ¿De dónde sacaron suficientes provisiones para seguir hasta Tierra de Bosques y hasta Vineland, donde no se atrevieron a internarse para recoger comida y, sin embargo, consiguieron la suficiente para el viaje de regreso! ¿Qué comieron esos hombres del norte en las cinco expediciones a América, entre 985 y 1011, que recogen las sagas islandesas? Pues bien, si pudieron viajar a todas esas costas lejanas y baldías fue porque habían aprendido a conservar el bacalao, curándolo al gélido aire invernal hasta que perdía cuatro quintas partes de su peso y se convertía en un tasajo duro como la madera, que se mantenía comestible durante largo tiempo. Podían romper porciones y masticarlas como cecina. Antes incluso de los tiempos de Erik, en el siglo IX, los nórdicos ya habían establecido secaderos de bacalao en Islandia y Noruega y comerciaban con los excedentes en la Europa septentrional. A diferencia de los vikingos, los vascos tenían sal y, como el pescado salado antes de secar era comestible durante más tiempo, sus marineros podían navegar aún más lejos que los nórdicos. Además tenían otra ventaja: cuanto más duradero era un producto, más fácil resultaba comerciar con él. Hacia el año 1000, los vascos habían ampliado el mercado del bacalao hasta convertirlo en un auténtico comercio internacional que llegaba mucho más allá de los límites de su hábitat septentrional.

En el mundo mediterráneo, donde no sólo había minas de sal sino también un sol que calentaba lo suficiente como para obtener sal marina, la conservación de alimentos con esta última no era una novedad. Ya en los albores de la Edad Antigua, los egipcios y los pueblos prerromanos comían pescado en salmuera y desarrollaban un activo comercio. Las carnes saladas eran muy apreciadas y la Galia romana ya tenía fama por sus jamones salados y ahumados. Antes de dedicarse al bacalao, los vascos comían en ocasiones carne de ballena en salazón; esta carne solía tomarse con acompañamiento de guisantes y la parte más apreciada de la ballena, la lengua, también acostumbraba a salarse.

Hasta la invención del frigorífico en el siglo XX, la comida echada a perder había constituido una maldición crónica y había limitado en gran medida el comercio de muchos productos, sobre todo el pescado. Cuando los balleneros vascos aplicaron al bacalao las técnicas de salado que utilizaban con la ballena, dieron con un matrimonio de lo más conveniente ya que el bacalao carece de grasa prácticamente y, por tanto, si se salaba y secaba como era debido, rara vez se estropeaba. Duraba más que la ballena, que es carne roja, y que el arenque, un pescado graso que, salado, se hizo popular en los países del norte durante la Edad Media.

Incluso el bacalao salado y seco se estropea si permanece demasiado tiempo en un ambiente húmedo y caluroso pero, en el Medioevo, resultaba extraordinariamente duradero. Era un milagro, comparable al descubrimiento del proceso de congelación rápida en el siglo XX, que también se inició con el bacalao, Éste no sólo se conservaba más que otros pescados salados, sino que tenía mejor sabor. Una vez secado o salado, o ambas cosas, y adecuadamente remojado más tarde, este pescado presenta una carne en láminas que para muchos, incluso en esta era moderna de la refrigeración, resulta muy superior a la carne tierna y blanda del bacalao fresco. Entre los pobres, que rara vez podían permitirse el pescado fresco, era un alimento barato de alta calidad.

El catolicismo proporcionó a los vascos su gran oportunidad. `La iglesia medieval impuso días de ayuno en los que estaba prohibido mantener relaciones sexuales y comer carne. En cambio, se permitían los alimentos fríos». Como el pescado venía del agua, se lo consideraba frío. Los vascos ya vendían carne de ballena a los católicos esos días de abstinencia, que eran todos los viernes (ya que éste había sido el día de la crucifixión de Cristo), la Cuaresma entera y varios días más, señalados en el calendario religioso. En total la carne estaba prohibida casi la mitad del año y esos días de abstinencia se convirtieron finalmente en días de bacalao salado. El bacalao casi se transformó en icono religioso, en cruzado mitológico de observancia cristiana.

Los vascos se enriquecian mas cada viernes que pasaba. ¿Y de dónde procedía todo aquel bacalao? Quienes comerciaban con él, que no habían revelado nunca su procedencia, mantuvieron el secreto. Entrado el siglo XV, éste no era fácil de guardar, puesto que el bacalao había alcanzado un amplio reconocimiento como producto que daba grandes beneficios y los intereses comerciales de toda Europa potenciaban la búsqueda de nuevos bancos pesqueros de esta especie. El bacalao estaba en aguas islandesas y en el mar del Norte, pero los escandinavos, que llevaban milenios pescándolo en esas zonas, no habían visto allí a los vascos. Los británicos, que también pescaban el bacalao en alta mar desde tiempos de los romanos, tampoco avistaban pesqueros vascos ni siquiera en el siglo XIV, cuando los barcos británicos empezaron a aventurarse hasta aguas de Islandia. Los bretones, que intentaron seguir a los vascos, empezaron a hablar de una tierra más allá del mar.

Thomas Croft, un rico funcionario de aduanas de Bristol que intentaba encontrar un nuevo foco de bacalao, se asoció con John Jay, un comerciante de Bristol convencido de lo que en aquella época era una obsesión en su ciudad: que en algún lugar del Atlántico existía una isla llamada Hy~Brasil. En 1480 Jay envío su primer barco en busca de esta isla, con la esperanza de que le proporcionase una nueva base de pesca para el bacalao. En 1481 Jay y Croft equiparon dos naves más, la Trinity y la George. No existen registros del resultado de esta empresa. Croft y Jay eran tan discretos como los vascos. No realizaron ningún anuncio del descubrimiento de Hy-Brasil y la historia ha dado el viaje por fracasado. Sin embargo, descubrieron suficiente bacalao como para que, en 1490, cuando la Liga Hanseática se ofreció a negociar la reapertura del comercio con Islandia, a Croft y a Jay ya no les interesase el asunto.

¿De dónde procedía su bacalao? Llegaba a Bristol ya seco, y el secado no podía realizarse en la cubierta de un barco. Como sus naves dejaban atrás el canal de Bristol y se adentraban en el mar muy al oeste de Irlanda y no había tierra en la que secar pescado en esa dirección -Jay aún no había encontrado Hy-Brasil-. Se suponía que Croft y Jay compraban el pescado en alguna parte, dado que era ilegal que un funcionario de aduanas se dedicara al comercio exterior, Croft fue sometido ajuicio. El acusado insistió en que había conseguido el bacalao en los lejanos confines del Atlántico y fue exonerado de los cargos sin que llegara a revelar sus secretos.

Para regocijo de la prensa británica, recientemente se ha cubierto una carta dirigida a Cristóbal Colón, una década después del asunto Croft en Bristol, escrita, al parecer, mientras Colón recibía los honores por el descubrimiento de América. La carta, enviada por unos mercaderes de Bristol, alegaba que el descubridor sabía perfectamente que ellos ya habían estado en aquellas tierras. No se sabe si Colón respondió, pero no necesitaba hacerlo. Los pescadores guardaban sus secretos, mientras que los exploradores los revelaban al mundo. Colón había reclamado todo el nuevo mundo para la corona de España.

Más tarde, en 1497, cinco años después de que Colón tropezara con las islas del Caribe mientras buscaba una ruta por el oeste hacia las tierras asiáticas productoras de especias, Giovanni Caboto zarpó de Bristol no en busca del secreto de sus pescadores, sino con la esperanza de encontrar la ruta a Asia que Colón no había sabido hallar. Caboto era un genovés a quien se recuerda por su nombre anglicanizado, John Caboti porque emprendió este viaje bajo el patrocinio de Enrique VII de Inglaterra. Los ingleses, por su situación tan al norte, estaban alejados de la ruta de las especias y, por tanto, pagaban precios extraordinariamente elevados por ellas. Cabot intuyó, muy acertadamente, que la corona británica y los mercaderes de Bristol estarían dispuestos a financiar la búsqueda de una ruta alternativa por el norte. En junio, tras sólo treinta y cinco días en el mar, Cabot encontró tierra. Pero no era Asia. La que descubrió era una vasta costa rocosa ideal para la salazón y secado del pescado, junto a un mar que hervía de bacalaos. Cabot refirió esa abundancia como muestra de la riqueza de aquella nueva tierra, Terranova o New Found Land, que reclamó para Inglaterra. Treinta y siete años después arribó Jacques Cartier, quien se adjudicó el honor del “descubrimiento” de la desembocadura del San Lorenzo, plantó una cruz en la península de Gaspé y reclamó todo el territorio para Francia. También anotó la presencia de un millar de pesqueros vascos. Pero éstos, deseosos de guardar su provechoso secreto, no habían reclamado la soberanía de todo aquello para nadie.

Curiosidades, Platos Especiales

Boulanger y el origen de la palabra “Restaurante”

En 1765, un mesonero apellidado Boulanger abrió en París una casa de comidas y a la puerta colgó el siguiente letrero: “Venid a mi casa, hombres de estómagos cansados, y yo os restauraré”.

La frase tuvo tal éxito que, desde entonces, todas las casas de comidas se llaman “restaurantes”.

Además debido a la fama de su repostería, Boulanger también es el “culpable” de que en Francia a las pastelerías se les llame “boulangeries”.

Curiosidades

¿Sabían esto sobre el pulpo? (parte2)

Los ocho tentáculos de los pulpos son en realidad seis ‘brazos’ y dos ‘piernas’, según ha dicho un estudio publicado por una cadena de acuarios comerciales. Ayudados por unas aproximadamente 2.000 observaciones de visitantes, un equipo de especialistas acuáticos llevó a cabo el estudio, que muestra que estas criaturas optan al parecer por sus tres primeros pares de tentáculos para coger y utilizar objetos.

A diferencia de los seres humanos y de otros animales, la mayoría de los pulpos no parecen ser zurdos o diestros, sino que parecen depender de la visión. Cuando un ojo es débil, se favorece el otro lado de los brazos.

Existen 289 especies de pulpo, y la hembra sólo se aparea una vez en toda su vida (viven 1-3 años).

El pene del macho se llama hectocotylus y se encuentra en el tercer tentáculo. Este tentáculo lo pierde después del apareamiento. Pero al cabo de un tiempo le crecerá un nuevo tentáculo, pero sólo durante la próxima temporada de apareamiento.

¿Pulpo o pulpa?… Un detalle que muy poca gente conoce es que la “pulpa” tiene los tentáculos mucho más largos y puntiagudos que el macho, en cambio el pulpo los tiene mucho más cortos y anchos que su compañera.

Si alguna vez has visto ejemplares de pulpos a los que les falta un tentáculo o parte del mismo, esto es debido a que, como su alimentación se basa principalmente en crustáceos, muy probablemente sea recuerdo de algún lubrigante o centollo de alguna de sus numerosas luchas.

Un pulpo puede sobrevivir largas temporadas comiéndose sus propios tentáculos. Si el animal vuelve a tener caza (comida), puede regenerarlos de nuevo.

Curiosidades

Ensalada Tropical de Piña y Marisco

Ingredientes (4 personas):

Una piña
Una lechuga tipo iceberg
Camarones
Mayonesa
Un limón
Sal y pimienta
Barritas marisco
Ketchup

Preparación Ensalada Tropical de Piña y Marisco:
Paso 1: Pelar la piña y cortar en rodajas. Calcula media rodaja por persona. Cortar las rodajas en trocitos y apartar.

Paso 2: Lavar muy bien la lechuga y cortar en tiras muy finas. Apartar.

Paso 3: Pelar los camarones hervidos. Cortar las barritas de marisco en trozos.

Paso 4: Mezclar la mayonesa con el ketchup – 4 partes de mayonesa por una parte de ketchup.

Paso 5: Optar por utilizar platos individuales (los ideales son copas grandes). Poner en cada uno primero una base de lechuga cortada y exprimir un poco de limón encima. Luego añadir el marisco, la piña y sazonar con pimienta negra y un poco de sal. Finalmente añadir la salsa rosa encima. Servir lo antes posible.

Recetas

¿Sabían esto sobre el pulpo?

Los pulpos tienen tres corazones. Dos de ellos llevan la sangre sin oxígeno a las branquias (que son los órganos respiratorios mediante los que se realiza el intercambio de gases) y el tercero transporta la sangre oxigenada al resto del cuerpo.

El color azul de la sangre se debe a que los pulpos, sepias y calamares utilizan hemocianina en lugar de hemoglobina como molécula transportadora de oxígeno.

La hemocianina utiliza cobre en lugar de hierro.

Los pulpos son criaturas bastante inteligentes, habiéndose demostrado que tienen memoria a largo y corto plazo a través de experimentos de resolución y laberintos. También son capaces de utilizar herramientas.

Las glándulas salivares posteriores secretan una potente neurotoxina llamada cefalotoxina que provoca la parálisis de las presas retenidas en sus brazos. Además, la secreción salivar contiene proteasas capaces de disolver las uniones musculares del caparazón de los crustáceos y de permitir a los pulpos la ingestión del contenido de éstos.

Cada ventosa posee unas 10.000 células sensibles al gusto.

Un pulpo adulto tiene unos 16 millones de quimiorreceptores sobre su cuerpo.

Los pulpos o cefalópodos se reproducen sexualmente, y la hembra deja de alimentarse después de la puesta, por lo que muere tras la eclosión de los huevos.

Una hembra puede poner hasta 180.000 huevos en tan  sólo dos semanas.

Durante los  tres meses siguientes la madre pulpo solo vigilará su descendencia alejando de la cueva a los predadores que quieran alimentarse de ella. Con sus tentáculos armados de poderosas ventosas pulirá la superficie exterior de la envoltura de los huevos conservándolos limpios de suciedad y vegetación. La dedicación de la madre pulpo es tal que durante esos tres meses no abandonará ni por un segundo la cueva, ni siquiera para alimentarse. Aún si el alimento se le pusiera al alcance de los tentáculos ella seguirá limpiando sus huevos sin prestarle atención. Al cabo de este tiempo los pequeños pulpos nacerán y su madre, exhausta por tantos cuidados morirá irremediablemente…

La pupila del pulpo es cuadrangular… (continua)

Curiosidades

¿Cuál es el pez más veloz del mar?

El pez vela es el más veloz de los peces marinos al alcanzar una velocidad de 30 metros por segundo lo que supone unos 109 kilómetros por hora. O sea que podría atravesar a lo largo una pileta olímpica en menos de un segundo.

Esta velocidad la logra gracias a un pedúnculo caudal muy poderoso, además se supone, que la prolongación de su mandíbula superior es una ayuda para hender las aguas al favorecer su hidrodinamia.

Con sus tres metros de envergadura y sus cien kilos de peso es, además, uno de los animales más elegantes del océano.

Frecuentemente se lo suele confundir con el Marlín o el pez espada, con los que tiene en común sus espectaculares saltos fuera del agua, pero pertenecen a familias diferentes.

Curiosidades